Reciclado. (Feedback)

19 Ene

Una estampa nada común en este edificio, donde los pájaros no cantan por las mañanas, porque no hay; las señoras de la limpieza pasan la manguera por el patio de luces mientras rompen tus perturbables sueños matinales con sus voces más que agudas; y los vecinos no hablan en el ascensor como medida de cortesía hacía tu persona, que odia esas estúpidas conversaciones de 15 segundos de duración.

Se suceden las notas por la ventana a través de los altavoces de mi salón y de mi boca, que poco a poco, y sin darse cuanta, por medio de mi mente, muy traidora a veces, le hace cantar verso de  Françoise Hardy.

Todo con un fondo de pop sesentero mezclado con el sonido del ascensor del edificio contiguo, que hace un ruido terrible y parece no acabarse nunca. Sube y baja.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: